Ejercicio físico durante el embarazo

El ejercicio físico aporta grandes beneficios a la salud durante todas las etapas de la vida, y en especial durante el embarazo. En una gestación de curso normal, realizar ejercicio físico es beneficioso tanto para la madre, que obtiene mejoras en su estado físico y psicológico, como para el bebé, que reduce la tasa de grasa corporal en el recién nacido.

Entre los beneficios que aporta realizar actividades físicas durante el embarazo cabe destacar los beneficios psicológicos, mejoras de salud y la ayuda para la preparación al parto.

Beneficios en la salud

No es necesario que sea deporte intenso, con salir a caminar, hacer ejercicios acuáticos, yoga o pilates se disminuye la tensión arterial y, por lo tanto el riesgo de sufrir preeclampsia (complicación médica asociada a la hipertensión inducida durante el embarazo y asociada a elevados niveles de proteína en la orina), protege contra la diabetes gestacional, disminuye las molestias digestivas y evita un aumento de peso excesivo.

Mejor preparación para el parto

Realizar 3-4 sesiones de 20 minutos de ejercicio a la semana mejora la condición física para afrontar tanto el embarazo como el parto. Fortalece la musculatura y la capacidad cardiovascular, reduciendo la posibilidad de necesitar una cesárea en un 34% o la utilización de herramientas adicionales como los fórceps o ventosas obstétricas .

Bienestar psicológico

Al practicar deporte se segrega serotonina, la hormona de la felicidad, esto reduce la ansiedad, la depresión, ayuda a dormir mejor y a mejorar el estado de ánimo.

Dependiendo de la etapa del embarazo en la que se encuentre, y la frecuencia de ejercicio antes de quedar embarazada, será necesario realizar modificaciones en el tipo de actividad. En un principio, durante el primer trimestre se puede continuar con el ejercicio habitual evitando traumatismos. Cuando la gestación llega al segundo y tercer trimestre es aconsejable realizar actividades que desarrollen la fuerza con orientación a la musculatura pelviana, ejercicios de flexibilidad y relajación.

Mantenerse en buena forma física durante el embarazo hará que la recuperación postparto sea de menor duración, si necesitas ayuda en casa tanto durante el embarazo, como después del parto, no dudes en contactar con las enfermeras y salus a domicilio de Hello Givers para que proporcionen a ti y a tu bebé los mejores cuidados.

Conciliar maternidad y vida laboral

Uno de los principales problemas con los que se encuentran las madres trabajadoras es cómo conciliar su vida laboral con la maternidad y el cuidado de los hijos. Casi nunca pueden dedicarles todo el tiempo que les gustaría, y eso muchas veces provoca que se sientan agobiadas.

maternidad y vida laboral

Numerosos estudios confirman que los más pequeños no sufren si sus padres trabajan fuera de casa; siempre y cuando se les eduque para que lo perciban como algo normal, porque aunque sean pequeños, son capaces de adaptarse rápidamente a la nueva situación y tomarla como algo habitual. Además, existen políticas de conciliación familiar que permiten a las madres disponer de más tiempo libre para poder compartir más horas al día con sus hijos.

En Hello Givers queremos destacar algunos consejos para que los padres puedan conciliar del mejor modo posible su vida laboral con la familiar:

Lo más importante es intentar dedicar durante el fin de semana todo el tiempo que no pueden dedicarle a sus hijos entre semana por culpa de los apretados horarios.

También es fundamental que el tiempo que se les dedique sea de calidad, para lo que es primordial organizarse de forma adecuada. Una o dos horas pueden dar para mucho; o incluso menos, lo que se tarda en contar un cuento a la hora de dormir. La suma de muchos pequeños momentos de calidad pueden ser suficiente para que el pequeño sienta la cercanía de su madre y el cariño que le quiere transmitir.

Y lo más importante de todo es que los hijos no vean nunca triste a la madre por no poder pasar más tiempo con ellos. Una sonrisa, una caricia o unas palabras bonitas siempre serán devueltas con creces para que el autoestima de la madre no decaiga en ningún momento.

Salus, enfermeras que cuidan bebés

En los últimos años está ganando popularidad en España el servicio realizado por las Salus, si eres mamá probablemente lo hayas escuchado ya. Las salus son enfermeras tituladas que acompañan y ayudan a los padres con el cuidado del bebé durante los primeros días en casa tras regresar del hospital.

salus cuidar bebes

Cada vez son más las mujeres que recurren a estos servicios porque se sienten más seguras si su recién nacido cuenta con los cuidados de una profesional cualificada y experimentada, o bien porque no disponen de la ayuda de familiares. 

Las salus no son niñeras, son enfermeras tituladas cuya función es ayudar a la madre que acaba de dar a luz en el cuidado del bebé, además de aconsejar y orientar a los padres sobre rutinas y hábitos como por ejemplo la lactancia o el aseo del bebé. Estos servicios son especialmente solicitados después de partos múltiples, cuando hay dos o tres niños a los que atender.

¿Cómo encontrar una salus de confianza? En Hello Givers puedes elegir enfermera en tan solo unos minutos, comparando perfiles que contienen referencias de otras familias, experiencia profesional e incluso un breve video donde podrás ver a la candidata.

Las salus pueden acudir al domicilio de la familia durante el día, aunque lo más habitual es que se hagan cargo del bebé por la noche para que los padres puedan descansar. Bañan al bebé, le dan su masaje, lo visten, le cambian los pañales, le dan las tomas en caso de biberón y le ayudan a expulsar los gases. Se suelen requerir los servicios durante un mes, algo más en los casos de embarazos múltiples.

El primer año de vida del bebé

Todos sabemos que un bebé no viene con un manual de instrucciones bajo el brazo ¡ya nos gustaría! Por esta razón vamos a abordar los problemas más frecuentes que podemos encontrar durante el primer año de vida de los más peques.

cuidados para bebés

Después de las primeras semanas tras el nacimiento del bebé y con la reincorporación de los progenitores al mercado laboral, muchos padres no saben dónde acudir para encontrar ayuda cualificada para dar a su bebé toda la atención y cuidado que necesita en casa.

Las enfermeras que forman parte de la plataforma de cuidados a domicilio Hello Givers, no solo están capacitadas para realizar cuidados al bebé, sino que poseen además los conocimientos sanitarios necesarios para reconocer los problemas más comunes en la salud de los pequeños y actuar en consecuencia:

Vómitos: es normal que durante los primeros meses de vida, los pequeños regurgiten un poco tras las tomas, pero hay que estar alerta en caso de que el vómito sea constante y en gran cantidad.

Escoceduras: muchas veces hay que prestar especial atención y cuidados a las irritaciones que se producen en la zona del pañal como consecuencia del roce y la humedad de las heces y orina.

Fiebre: ante el llanto continuado del bebé sin causas aparentes, siempre es aconsejable tomarle la temperatura para comprobar que en ningún caso pase de los 38ºC.

Obstrucción nasal: cuando hay un exceso de mucosidad en las fosas nasales del bebé, se recomienda limpiarlas con suero fisiológico o aspirar la mucosidad con un aspirador nasal para que el menor pueda respirar con normalidad.

Hongos en la boca: es necesario auscultar periódicamente al bebé para comprobar que en su boca o lengua no aparezcan placas o manchas blancas.

Estos son algunos de los problemas más comunes que pueden presentarse durante el primer año de vida del bebé. Que crezca sano y fuerte depende en gran medida de los conocimientos y aptitudes de sus cuidadores.

¡Os deseamos que disfrutéis la Semana Santa en familia!