Artrosis y falta de movilidad

Como si de una almohadilla se tratase, los huesos están protegidos por cartílago, evitando que rocen entre sí y provoque diversas patologías. El deterioro de dichos cartílagos debido al continuo roce al que están sometidos se conoce como  artrosis, una de las enfermedades reumáticas más frecuentes. A partir de los 50-60 años la mayoría de la población la padece, sin embargo, sólo una parte de los afectados de la enfermedad presenta síntomas. En los casos más acentuados la artrosis provoca deformaciones en las articulaciones, dolor intenso y pérdida de movilidad.

¿Qué causa la artrosis y cuáles son las zonas más comunes donde aparece? 

Como hemos mencionado antes, la artrosis la causa el desgaste de los cartílagos de la articulación. Éste pierde elasticidad y consistencia, por lo que se va agrietando y disminuyendo su grosor. En algunos casos puede llegar incluso a desaparecer, perdiendo la capacidad de protección y dejando los huesos expuestos rozando entre sí. El hueso, que se va lesionando progresivamente, cada vez se hace más denso y aparecen unos quistes denominados osteofitos.

La artrosis es una enfermedad que puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, sin embargo es más común que aparezca en las zonas más sobrecargadas de esfuerzo, movimientos y peso como es la columna, los dedos de las manos, las rodillas y las caderas. Las consecuencias de padecer artrosis son, entre otras, un dolor mecánico cuando se mueve o sobrecarga la articulación, tener sensación de entumecimiento al comenzar a mover la articulación tras un tiempo de reposo, limitación o incapacidad de movimiento, deformidad de las articulaciones, atrofia muscular o aparición de nódulos en las articulaciones.

Si usted padece artrosis y se encuentra con limitaciones de movilidad, o necesita un profesional que le suministre la medicación, puede contactar con una enfermera a domicilio a través de Hello Givers por teléfono o WhatsApp al 681671074.

Caídas en personas mayores

Con el paso de los años perdemos agilidad en los movimientos, agudeza visual y auditiva, aumenta el tiempo de reacción ante una situación inesperada además de la aparición de problemas de salud. Todo esto hace que las personas mayores sean más propensas a sufrir caídas. De hecho, éstas son la principal causa de lesiones en las personas mayores.

caida-personas-mayores

Los tropiezos son el resultado de la combinación de varios factores que pueden ser tanto intrínsecos (los relacionados con el deterioro de la salud), como extrínsecos (la actividad que realiza la persona y el entorno en el que se desenvuelve). Sufrir una caída a partir de cierta edad tiene consecuencias más graves ya que el organismo es más frágil. La principal consecuencia es la fractura de cadera, y debido a la edad tiene grandes dificultades para la reparación ya que los huesos no sueldan de igual manera. Además, es sabido que a mayor edad, el riesgo de mortalidad por caída aumenta. Por esto es importante intentar prevenir las situaciones de riesgo y así evitar daños mayores.

En la mayoría de los casos las caídas se pueden prevenir identificando los factores de riesgo y disminuyéndolos al máximo posible. Se debe adaptar el entorno a las circunstancias y dificultades de cada anciano.

¿Cómo podemos prevenir las caídas?

  • Evitar las superficies resbaladizas y limpiar los derrames de líquido con la mayor brevedad posible.
  • Evitar tener cables y otros objetos en el suelo por las zonas de paso.
  • Tener una buena iluminación para poder ver los obstáculos a tiempo.
  • Utilizar alfombrillas antideslizantes en la ducha y barras asideras en la ducha y el inodoro.
  • Realiza un examen físico anual para evaluar su estado de salud, y si fuera necesario el uso de bastón o andador.
  • Si realiza ejercicio diario aumentará la agilidad y amplitud de movimientos mejorando la estabilidad.
  • Procurar que los muebles sean estables y estén siempre situados en el mismo lugar. Así mismo evitar alfombras en las que puedan haber pliegues o sean deslizantes.

Si a pesar de tomar todas estas medidas se encuentra con la situación de tener que socorrer a un anciano que se haya caído, le aconsejamos que haga un tratamiento inmediato de las lesiones físicas que se evidencien, si prevalece dolores acudan a una consulta médica para un examen más exhaustivo. Además es aconsejable realizar un interrogatorio para averiguar cuáles son los motivos que provocaron la caída e intentar solventarlos.

Si necesita ayuda para cuidar de sus mayores en casa puede contactar con una enfermera a domicilio a través de Hello Givers o llamando al número de teléfono 681671074.

Cuidados paliativos en pacientes con cáncer

El objetivo de los cuidados paliativos consiste en ayudar a que una persona tenga la mejor calidad de vida posible a medida que avanza su cáncer, es decir, facilitar que se concentren en vivir cada día de la mejor forma posible.

Enfermera de Hello givers acompaña a paciente encamado

En los cuidados paliativos intervienen tanto los familiares y amigos de la persona que padece el cáncer, como profesionales de atención sanitaria. Pueden proporcionarse en el hospital o en el propio hogar del paciente. Muchas veces, si se trata de los últimos días de vida de un ser querido, los familiares optan por el hogar para que el enfermo pueda vivir sus últimos días en tranquilidad y despedirse de los suyos en la intimidad. En estas ocasiones, es donde las enfermeras de Hello Givers utilizan todos sus conocimientos y experiencia para que la despedida sea lo más digna posible.

Entre las funciones del profesional que trata a enfermos con cuidados paliativos, se encuentran: aliviar el dolor y otros síntomas del paciente, ayudar a mejorar su bienestar mental en la medida de lo posible y brindar todo su apoyo a los familiares.

El manejo del dolor es uno de los puntos clave. Ningún paciente en cuidados paliativos debería padecer dolor. Por eso el cuidador debe estar capacitado para administrar los tratamientos que requiera el paciente por vía oral o parenteral.

En cuanto al confort y bienestar del enfermo, uno de los aspectos que el cuidador debe tener en cuenta es administrarle una buena alimentación. Ya que por desgracia, la desnutrición y deshidratación son muy frecuentes en la etapa final de la vida. Por eso, algo tan sencillo como beber abundante agua y evitar la sequedad de boca suele proporcionar confort al paciente.

El cuidador bien preparado, también debe saber brindar el apoyo que los familiares necesitan en estos casos. Ellos también deben recibir la comprensión que necesitan para afrontar la enfermedad y la inevitable pérdida de su ser querido.

Cuidados en casa después de una cirugía

Después de cualquier tipo de cirugía, un mar de dudas suele invadir al paciente y a sus familiares. Dudas que, en mayor o menor medida, suelen solventarse gracias a la información proporcionada por el personal sanitario del centro. Pero las dificultades comienzan cuando el paciente es dado de alta y regresa a su domicilio.

Postoperatorio en casa

Los primeros días tras salir del hospital suelen ser los que más problemas presentan: dificultad para moverse con facilidad, preparar dietas específicas, administración de medicamentos, acudir a citas médicas, etc. Esta situación a la que no estamos acostumbrados puede afectarnos y retrasar la evolución de una correcta recuperación. Es de gran ayuda contar con los servicios de atención domiciliaria proporcionados por las enfermeras de Hello Givers.

Los conocimientos prácticos de las enfermeras en el área post quirúrgica son muy útiles para influir en una pronta recuperación, así como para solucionar cualquier duda que el paciente pueda tener. Algunos de los servicios en los que las enfermeras son especialistas son:

– Cura de las heridas quirúrgicas.

– Limpieza y colocación de drenajes y sondas.

– Administración de tratamientos bajo prescripción médica.

– Gestionar el espacio donde va a recuperarse el paciente para que esté lo más adecuado posible.

– Organizar los horarios para tomar la medicación de los tratamientos que deba seguir.

– Adaptar la alimentación a las necesidades del paciente.

– Evitar desplazamientos innecesarios y posibles caídas.

Contar con el apoyo y conocimientos de una cuidadora profesional ayudará al paciente a recuperarse más rápidamente y a evitar cualquier tipo de complicación, como pueden ser las infecciones, el sangrado excesivo o alguna lesión accidental.

¿Cuánto cuesta una enfermera cuidadora?

Sin previo aviso y debido a una caída, la madre de María, de 75 años, necesita alguien que la cuide en casa. El padre de Antonio ha sufrido un derrame cerebral que afecta a su movilidad y ya no puede vivir solo. Rosa, de 85 años, cada día se siente más frágil para salir sola a la calle, a veces no recuerda tomar sus medicinas y su familia se da cuenta que necesita alguien que la ayude. María, Antonio y la familia de Rosa comparten el mismo problema, ¿Dónde encontrar una cuidadora cualificada, qué perfil profesional buscar y cuánto les va a costar?

Enfermera cuidadora

Médicos y especialistas en personas dependientes coinciden en que hay que buscar profesionales cualificados, que sepan cómo cuidar y cómo tratar a los mayores, que conozcan bien los cuidados y limitaciones que implican las enfermedades que tengan. La elección de un enfermero o enfermera como cuidador es muy conveniente, además en caso de demencias o problemas mentales es importante que el cuidador tenga formación extra al respecto. Porque para cuidar no basta con tener buenas intenciones, la prioridad es conseguir un profesional verdaderamente cualificado, que tenga paciencia, sea amable y respetuoso.

Además de la titulación, experiencia y referencias de otras familias, la clave para un buen cuidador está en su carácter. Es imprescindible que haya buena conexión entre cuidador y cuidado. Por eso en Hello Givers todas las enfermeras disponen en su perfil de un video personal de 60 segundos para que las familias puedan comparar y elegir a su candidata preferida.

El coste de recibir cuidados en casa varía en función del lugar de residencia, del tipo de servicio, de las horas y condiciones de trabajo pero sin embargo es muy similar en cuanto a la titulación del cuidador. Si te va a costar lo mismo una persona sin conocimientos que una enfermera cualificada, elige lo más seguro para la salud de tus familiares. Encuentra enfermeras desde 5€/hora.

Alimentación saludable para mayores

Las personas mayores, dependientes o con discapacidad en muchos casos requieren una alimentación especial acorde con sus necesidades. Por eso en Hello Givers, contamos con profesionales que tienen conocimientos en el ámbito de la nutrición.

comida saludable para mayores

Cada persona es un mundo y requiere una alimentación específica. Por eso, nuestros cuidadores están preparados para elaborar una dieta equilibrada dependiendo de las necesidades energéticas del paciente, de su edad y de su actividad física.

Éstas son algunas de las claves para una alimentación saludable:

– Rotación de alimentos: es importante que la persona dependiente pueda disfrutar de una amplia variedad de alimentos.

– La dieta para este tipo de personas siempre debe ser muy rica en carbohidratos.

– Deben beber muchos líquidos e intentar comer varias piezas de fruta y verdura al día.

– Mantener un peso corporal saludable siempre es importante para que se sientan bien.

– Hay que moderar su consumo de sal y los alimentos ricos en grasas.

Además de estos consejos, existen multitud de accesorios para ayudar a los cuidadores o familiares de la persona dependiente a la hora de comer: como platos con bordes altos, cubiertos y vasos especiales, soportes para pajitas, etc. Porque cualquier ayuda es poca para ayudarles a llevar una vida más cómoda y saludable.

El primer año de vida del bebé

Todos sabemos que un bebé no viene con un manual de instrucciones bajo el brazo ¡ya nos gustaría! Por esta razón vamos a abordar los problemas más frecuentes que podemos encontrar durante el primer año de vida de los más peques.

cuidados para bebés

Después de las primeras semanas tras el nacimiento del bebé y con la reincorporación de los progenitores al mercado laboral, muchos padres no saben dónde acudir para encontrar ayuda cualificada para dar a su bebé toda la atención y cuidado que necesita en casa.

Las enfermeras que forman parte de la plataforma de cuidados a domicilio Hello Givers, no solo están capacitadas para realizar cuidados al bebé, sino que poseen además los conocimientos sanitarios necesarios para reconocer los problemas más comunes en la salud de los pequeños y actuar en consecuencia:

Vómitos: es normal que durante los primeros meses de vida, los pequeños regurgiten un poco tras las tomas, pero hay que estar alerta en caso de que el vómito sea constante y en gran cantidad.

Escoceduras: muchas veces hay que prestar especial atención y cuidados a las irritaciones que se producen en la zona del pañal como consecuencia del roce y la humedad de las heces y orina.

Fiebre: ante el llanto continuado del bebé sin causas aparentes, siempre es aconsejable tomarle la temperatura para comprobar que en ningún caso pase de los 38ºC.

Obstrucción nasal: cuando hay un exceso de mucosidad en las fosas nasales del bebé, se recomienda limpiarlas con suero fisiológico o aspirar la mucosidad con un aspirador nasal para que el menor pueda respirar con normalidad.

Hongos en la boca: es necesario auscultar periódicamente al bebé para comprobar que en su boca o lengua no aparezcan placas o manchas blancas.

Estos son algunos de los problemas más comunes que pueden presentarse durante el primer año de vida del bebé. Que crezca sano y fuerte depende en gran medida de los conocimientos y aptitudes de sus cuidadores.

¡Os deseamos que disfrutéis la Semana Santa en familia!