Artrosis y falta de movilidad

Como si de una almohadilla se tratase, los huesos están protegidos por cartílago, evitando que rocen entre sí y provoque diversas patologías. El deterioro de dichos cartílagos debido al continuo roce al que están sometidos se conoce como  artrosis, una de las enfermedades reumáticas más frecuentes. A partir de los 50-60 años la mayoría de la población la padece, sin embargo, sólo una parte de los afectados de la enfermedad presenta síntomas. En los casos más acentuados la artrosis provoca deformaciones en las articulaciones, dolor intenso y pérdida de movilidad.

¿Qué causa la artrosis y cuáles son las zonas más comunes donde aparece? 

Como hemos mencionado antes, la artrosis la causa el desgaste de los cartílagos de la articulación. Éste pierde elasticidad y consistencia, por lo que se va agrietando y disminuyendo su grosor. En algunos casos puede llegar incluso a desaparecer, perdiendo la capacidad de protección y dejando los huesos expuestos rozando entre sí. El hueso, que se va lesionando progresivamente, cada vez se hace más denso y aparecen unos quistes denominados osteofitos.

La artrosis es una enfermedad que puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, sin embargo es más común que aparezca en las zonas más sobrecargadas de esfuerzo, movimientos y peso como es la columna, los dedos de las manos, las rodillas y las caderas. Las consecuencias de padecer artrosis son, entre otras, un dolor mecánico cuando se mueve o sobrecarga la articulación, tener sensación de entumecimiento al comenzar a mover la articulación tras un tiempo de reposo, limitación o incapacidad de movimiento, deformidad de las articulaciones, atrofia muscular o aparición de nódulos en las articulaciones.

Si usted padece artrosis y se encuentra con limitaciones de movilidad, o necesita un profesional que le suministre la medicación, puede contactar con una enfermera a domicilio a través de Hello Givers por teléfono o WhatsApp al 681671074.

Caídas en personas mayores

Con el paso de los años perdemos agilidad en los movimientos, agudeza visual y auditiva, aumenta el tiempo de reacción ante una situación inesperada además de la aparición de problemas de salud. Todo esto hace que las personas mayores sean más propensas a sufrir caídas. De hecho, éstas son la principal causa de lesiones en las personas mayores.

caida-personas-mayores

Los tropiezos son el resultado de la combinación de varios factores que pueden ser tanto intrínsecos (los relacionados con el deterioro de la salud), como extrínsecos (la actividad que realiza la persona y el entorno en el que se desenvuelve). Sufrir una caída a partir de cierta edad tiene consecuencias más graves ya que el organismo es más frágil. La principal consecuencia es la fractura de cadera, y debido a la edad tiene grandes dificultades para la reparación ya que los huesos no sueldan de igual manera. Además, es sabido que a mayor edad, el riesgo de mortalidad por caída aumenta. Por esto es importante intentar prevenir las situaciones de riesgo y así evitar daños mayores.

En la mayoría de los casos las caídas se pueden prevenir identificando los factores de riesgo y disminuyéndolos al máximo posible. Se debe adaptar el entorno a las circunstancias y dificultades de cada anciano.

¿Cómo podemos prevenir las caídas?

  • Evitar las superficies resbaladizas y limpiar los derrames de líquido con la mayor brevedad posible.
  • Evitar tener cables y otros objetos en el suelo por las zonas de paso.
  • Tener una buena iluminación para poder ver los obstáculos a tiempo.
  • Utilizar alfombrillas antideslizantes en la ducha y barras asideras en la ducha y el inodoro.
  • Realiza un examen físico anual para evaluar su estado de salud, y si fuera necesario el uso de bastón o andador.
  • Si realiza ejercicio diario aumentará la agilidad y amplitud de movimientos mejorando la estabilidad.
  • Procurar que los muebles sean estables y estén siempre situados en el mismo lugar. Así mismo evitar alfombras en las que puedan haber pliegues o sean deslizantes.

Si a pesar de tomar todas estas medidas se encuentra con la situación de tener que socorrer a un anciano que se haya caído, le aconsejamos que haga un tratamiento inmediato de las lesiones físicas que se evidencien, si prevalece dolores acudan a una consulta médica para un examen más exhaustivo. Además es aconsejable realizar un interrogatorio para averiguar cuáles son los motivos que provocaron la caída e intentar solventarlos.

Si necesita ayuda para cuidar de sus mayores en casa puede contactar con una enfermera a domicilio a través de Hello Givers o llamando al número de teléfono 681671074.

Cura de úlceras

Las úlceras por presión, también conocidas como úlceras de decúbito son ocasionadas por una presión prolongada de la piel sobre una superficie dura; Mantener presión sobre la misma zona de piel provoca falta del riego sanguíneo, favoreciendo la aparición de úlceras y posteriormente necrosis, muerte de los tejidos.

cura-de-ulceras

Existen factores tanto internos, como externos que favorecen la aparición de las úlceras por presión; un ambiente húmedo, la incapacidad para moverse, alteraciones nutricionales o déficit inmunológico son algunos de ellos. Afortunadamente, la aparición de esta alteración de la piel se puede evitar tomando las siguientes precauciones:

  • Revisar visualmente el cuerpo completo todos los días, prestando especial atención a las zonas que son más propensas a la aparición de úlceras: talones y tobillos, rodillas, caderas, columna vertebral, codos, hombros, orejas, coxis y la parte posterior de la cabeza.
  • Cuidados especiales para la piel. Para lavarse hay que utilizar una esponja o tela suave frotando suavemente, posteriormente debe asegurarse de dejar bien secas las zonas donde puedan haber pliegues de piel. Además asegúrese de utilizar una crema humectante o protectora todos los días.
  • Realizar cambios posturales. Para pacientes encamados es recomendable hacerlo cada 2-3 horas. Si se encuentra en una silla debe cambiar de postura cada hora. En caso de poder realizar el movimiento por sí mismo, es recomendable cambiar de posición cada 15 minutos.
  • Corregir déficits nutricionales e hidratación, asegurándose de consumir la cantidad adecuada de proteínas, minerales y vitaminas necesarias. También es importante estar en un estado de hidratación adecuado.

Dependiendo del grado de profundidad y gravedad que tenga la úlcera se clasifican en cuatro tipos, a los que les corresponden un tiempo y proceso de curación diferente:

  • Úlcera de grado I, se curan en unos días.
  • Úlcera de grado II, la recuperación es de 2-3 semanas.
  • Úlcera de grado III , tarda en recuperarse de 1-3 meses
  • Úlcera de grado IV, puede tardar meses o incluso años. En algunos casos no se llega a la recuperación total.

Si necesita atención a domicilio de enfermeras que realizan cura de úlceras, reserve por teléfono o WhatsApp al 681671074. Madrid, Barcelona, Sevilla y Málaga. Para más información acceda a www.hellogivers.es

El calor afecta a las personas mayores

El verano nos acompaña y con él sus altas temperaturas, por ello debemos tomar las medidas necesarias para proteger a nuestros mayores del calor. Las temperaturas elevadas del verano no afectan a todas las personas por igual, y es que hay dos grupos que se ven especialmente afectados por el calor extremo, los ancianos y los niños. Las personas que sobrepasan los 65 años corren más riesgos de sufrir las consecuencias derivadas del calor ya que su organismo se adapta con mayor dificultad a las temperaturas extremas, ya sea frío o calor. Por ello es necesario que los familiares estén bien informados y tomen las precauciones necesarias para garantizar la salud y el bienestar en todo momento.

El calor en verano afecta a las personas mayores

Algunos de los consejos a tener en cuenta para evitar los golpes de calor son los siguientes:

  • Algunos medicamentos interaccionan con el mecanismo de adaptación a las temperaturas elevadas del organismo, provocando un empeoramiento de estados patológicos, por lo que es recomendable consultar con profesional sanitario sobre la medicación y sus efectos ante la exposición al calor.
  • Con las buenas temperaturas se hacen más actividades, apetece salir a pasear y pasar tiempo al aire libre, sin embargo, se deben evitar las horas más intensas de calor, desde las 12:00 de la mañana a las 16:00 de la tarde. También es recomendable permanecer en la sombra para evitar quemaduras en la piel a causa del sol.
  • Es fundamental utilizar protección solar de factor alto, al igual que elegir la ropa correctamente. Lo más adecuado son prendas ligeras de colores claros, de manera que no retengan el calor, además es aconsejable utilizar sombrero o gorra para cubrir la cabeza y calzado abierto.
  • La hidratación es otro de los factores clave para evitar los golpes de calor. Las personas mayores no suelen mostrar la necesidad de beber agua, por lo que es importante ofrecerles líquidos aunque no lo pidan. Lo mejor es ingerir agua de manera continuada y en pocas cantidades.
  • Dentro de la vivienda no hay que bajar la guardia, si el calor en el exterior es muy elevado es recomendable mantener las ventanas cerradas, además se pueden utilizar aires acondicionados o ventiladores para refrescar las estancias, pero siempre con moderación para no enfermar.

Si, a pesar de las recomendaciones, sospecha que la persona mayor está sufriendo efectos adversos al calor, los signos de alerta son náuseas, fatiga, cansancio extremo, calambres, dolor de cabeza, sed intensa, temperatura corporal elevada e incluso convulsiones. En caso de estar sufriendo un golpe de calor, llame a emergencias.

Si necesita ayuda con el cuidado de personas mayores, puede reservar una enfermera a domicilio en Hello Givers o llamando al 681671074.

Consejos para prevenir un ictus

Embolia cerebral, accidente cerebrovascular, apoplejía, ictus, todos estos son términos referidos a una alteración brusca de la circulación de la sangre, ya sea causada por un coágulo que obstruye el paso de la misma o bien una hemorragia por una rotura de un vaso cerebral.

como-prevenir-ictus

Cada año en España se detectan 120.000 casos nuevos de ictus, de los cuales 40.000 no superan la enfermedad. Sabemos que la mayoría de estos casos se podrían evitar pero, ¿Cómo podemos prevenirlo?

  • Bebe alcohol, pero con moderación. El consumo de bebidas alcohólicas no debe superar los 60 gramos al día, pero está demostrado que las personas que tienen un consumo moderado del mismo tienen menos posibilidades de sufrir un ictus que aquellas que no lo consumen.
  • Realiza ejercicio físico de manera regular y controlada.
  • Controla tu peso, las personas obesas tienen un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Fuera el tabaco, fumar es uno de los principales factores que provoca un ictus, y un punto en común en la mayoría de los casos en personas jóvenes. Aumenta el riesgo de ictus de 2 a 4.
  • Controla la tensión arterial, más de la mitad de pacientes que sufren esta enfermedad tienen una presión arterial elevada.

¿Cómo podríamos reconocer que alguien está sufriendo un ictus?

Los principales síntomas son dificultad para hablar, andar, mareo, pérdida de equilibrio o coordinación, dolor de cabeza, problemas para ver o adormecimiento de alguna de las partes del cuerpo. Si nos encontramos ante una persona con estos síntomas, debemos llamar a emergencias y ayudar en la medida de lo posible al paciente recordando que, ante la inexperiencia, es mejor esperar a un profesional para no causar daños mayores al afectado.

Tras padecer un accidente cerebrovascular, un 40% de las personas sufren discapacidades, las cuales son de diferentes niveles. Pueden tener dificultades para mover una parte del cuerpo, hablar, pensar, mantener el equilibro o simplemente sentir. Es aquí donde entran en juego las enfermeras de Hello Givers, estos pacientes necesitan ayuda de profesionales para su recuperación, con programas de estimulación tanto del habla, como del movimiento, cuidado de la higiene, cambios posturales, alimentación por sonda en los casos que lo requieran y una serie de necesidades que pueden ser satisfechas de manera eficaz a través de un servicio de enfermería a domicilio.

¿Cuánto cuesta una enfermera cuidadora?

Sin previo aviso y debido a una caída, la madre de María, de 75 años, necesita alguien que la cuide en casa. El padre de Antonio ha sufrido un derrame cerebral que afecta a su movilidad y ya no puede vivir solo. Rosa, de 85 años, cada día se siente más frágil para salir sola a la calle, a veces no recuerda tomar sus medicinas y su familia se da cuenta que necesita alguien que la ayude. María, Antonio y la familia de Rosa comparten el mismo problema, ¿Dónde encontrar una cuidadora cualificada, qué perfil profesional buscar y cuánto les va a costar?

Enfermera cuidadora

Médicos y especialistas en personas dependientes coinciden en que hay que buscar profesionales cualificados, que sepan cómo cuidar y cómo tratar a los mayores, que conozcan bien los cuidados y limitaciones que implican las enfermedades que tengan. La elección de un enfermero o enfermera como cuidador es muy conveniente, además en caso de demencias o problemas mentales es importante que el cuidador tenga formación extra al respecto. Porque para cuidar no basta con tener buenas intenciones, la prioridad es conseguir un profesional verdaderamente cualificado, que tenga paciencia, sea amable y respetuoso.

Además de la titulación, experiencia y referencias de otras familias, la clave para un buen cuidador está en su carácter. Es imprescindible que haya buena conexión entre cuidador y cuidado. Por eso en Hello Givers todas las enfermeras disponen en su perfil de un video personal de 60 segundos para que las familias puedan comparar y elegir a su candidata preferida.

El coste de recibir cuidados en casa varía en función del lugar de residencia, del tipo de servicio, de las horas y condiciones de trabajo pero sin embargo es muy similar en cuanto a la titulación del cuidador. Si te va a costar lo mismo una persona sin conocimientos que una enfermera cualificada, elige lo más seguro para la salud de tus familiares. Encuentra enfermeras desde 5€/hora.

5 indicadores físicos de la dependencia en personas mayores

Nuestros mayores casi nunca se plantean llegar a un estado de dependencia en el que necesiten a otras personas para realizar sus funciones básicas diarias. Muchas veces el proceso es lento y progresivo, por lo que resulta complicado darse cuenta de que alguien ha sufrido esa pérdida de autonomía.

ayuda a pesonas dependientes

Existe una serie de señales físicas para saber si un familiar ha llegado a una situación de dependencia. Un cambio en su rutina y hábitos puede ser el principio y una buena ocasión para asistir a un especialista. Estas son algunas de las pistas que nos deben poner en alerta.

– Ya no sale a la calle tanto como antes. El deterioro progresivo de la musculación y las articulaciones provoca que a la persona afectada le cueste, cada vez más, salir a la calle. Por eso muchas veces prefiere quedarse en su zona de confort, su casa.

– Tiene dificultades para comer solo en la mesa. Algo tan sencillo y cotidiano como comer o cenar puede convertirse en un suplicio para el que la persona con dependencia requiere gran esfuerzo si no cuenta con ayuda.

– Su aseo ya no es tan frecuente como antes. Al igual que en el punto anterior, el mero hecho de darse un baño o cepillarse los dientes puede ser un proceso para el que el afectado requiere mucho esfuerzo y energía. Por eso muchas veces, opta por dejarlo a medias o incluso desistir en el empeño.

– Permanece largas horas en la cama o el sillón porque tiene dificultades para moverse por la casa. Las barreras físicas de la dependencia provocan que levantarse del sillón pueda resultar prácticamente imposible sin la ayuda de nadie.

– Se producen pérdidas de orina con bastante frecuencia. La pérdida en el control del músculo que mantiene la vejiga cerrada suele provocar pérdidas o retenciones de orina involuntarias.

Es muy importante darnos cuenta a tiempo de que este familiar, amigo o conocido necesita ayuda para evitar que la dependencia vaya en aumento. Para ello, existen profesionales cualificados y preparados para acompañarles en su día a día y ayudarles a corregir estas alteraciones. En Hello Givers contamos con una amplia red de profesionales especializados en este tipo de pacientes, su acompañamiento, les ayudará a llevar una vida mucho más cómoda y llevadera.

Alimentación saludable para mayores

Las personas mayores, dependientes o con discapacidad en muchos casos requieren una alimentación especial acorde con sus necesidades. Por eso en Hello Givers, contamos con profesionales que tienen conocimientos en el ámbito de la nutrición.

comida saludable para mayores

Cada persona es un mundo y requiere una alimentación específica. Por eso, nuestros cuidadores están preparados para elaborar una dieta equilibrada dependiendo de las necesidades energéticas del paciente, de su edad y de su actividad física.

Éstas son algunas de las claves para una alimentación saludable:

– Rotación de alimentos: es importante que la persona dependiente pueda disfrutar de una amplia variedad de alimentos.

– La dieta para este tipo de personas siempre debe ser muy rica en carbohidratos.

– Deben beber muchos líquidos e intentar comer varias piezas de fruta y verdura al día.

– Mantener un peso corporal saludable siempre es importante para que se sientan bien.

– Hay que moderar su consumo de sal y los alimentos ricos en grasas.

Además de estos consejos, existen multitud de accesorios para ayudar a los cuidadores o familiares de la persona dependiente a la hora de comer: como platos con bordes altos, cubiertos y vasos especiales, soportes para pajitas, etc. Porque cualquier ayuda es poca para ayudarles a llevar una vida más cómoda y saludable.

Cómo mejorar el autoestima de las personas mayores

Aprender a vivir siendo cuidado por otra personas es un proceso lento y muchas veces complicado. Sobre todo porque las personas mayores pueden experimentar sentimientos negativos: ya no tiene tanta energía como antes, disminuye su actividad diaria e incluso puede experimentar ansiedad o depresión al sentirse dependiente.

cuidadora persona mayor

El “apoyo informal”, que es el ejercido por la propia familia, suele centrarse en cuidar a las personas mayores en los aspectos más prácticos del día: ayudarle con la higiene personal, a moverse por la casa, comer, hacerle compañía… Pero mucho más importante resulta la ayuda a nivel psicológico. Una ayuda para la cual la familia muchas veces no está preparada, por eso se suele necesitar la labor de un profesional cualificado.

A continuación te mostramos algunas de las claves con las que el especialista es capaz de mejorar el autoestima de tu persona dependiente:

– Para ayudarle a sentirse valorado, siempre le consulta sus preferencias en todo tipo de tareas.

– Le anima a que se relacione con otras personas (vecinos, amigos, familiares…)

– Siempre le deja tomar decisiones acerca de aquellos aspectos que le afecten directamente (vestimenta, actividades a realizar, etc.)

– En la medida de lo posible, siempre le da tareas para que se sienta útil.

– Le pide consejo para que se sienta valorado.

– Comparte actividades con la persona dependiente e incluso sale a la calle para que pueda tener contacto con el exterior.

Muchas de ellas parecen sencillas, pero estamos acostumbrados a centrar toda nuestra ayuda en que a la persona afectada no le falte de nada, cuando lo realmente importante es conseguir que se sienta valorada. Las enfermeras en hellogivers.es no solo atenderán las necesidades sanitarias que la persona dependiente necesite, sino que también le ayudarán a sentirse útil. Alguien a quien todavía le queda mucho por dar.

Bienvenidos a Hello Givers

¡Bienvenidos a Hello Givers! la plataforma online que conecta pacientes y familias con enfermer@s tituladas que realizan cuidados y servicios de enfermería a domicilio.

Pacientes, familias y enfermerasNuestra misión es hacer la vida más fácil a familias y pacientes que quieren recibir asistencia sanitaria en casa o allá donde lo necesiten. Desde personas mayores en situación de dependencia a papás y mamás con bebés recién nacidos, cuidado infantil, adultos lesionados, postoperatorios, pacientes crónicos, etc.

Hello Givers es la manera más rápida, segura y económica de encontrar enfermeros certificados. Ya no tendrás que esperar días a recibir un presupuesto de una agencia, ni pagar tarifas desorbitadas o la incertidumbre de no saber qué cuidador te van a asignar ni su cualificación. En la plataforma colaborativa hellogivers.es es el paciente quien compara, elige y conecta con el profesional que más se ajuste a sus necesidades, en cuestión de minutos.

Los perfiles de los profesionales sanitarios que llamamos “Givers” contienen información detallada sobre su experiencia, un video presentación de 60 segundos y valoraciones de otras familias, con la tranquilidad y confianza de que todos los profesionales publicados en Hello Givers son enfermeros y enfermeras tituladas que han sido verificados con los colegios oficiales de enfermería.

¡Comenzamos!