Cuidados paliativos en pacientes con cáncer

El objetivo de los cuidados paliativos consiste en ayudar a que una persona tenga la mejor calidad de vida posible a medida que avanza su cáncer, es decir, facilitar que se concentren en vivir cada día de la mejor forma posible.

Enfermera de Hello givers acompaña a paciente encamado

En los cuidados paliativos intervienen tanto los familiares y amigos de la persona que padece el cáncer, como profesionales de atención sanitaria. Pueden proporcionarse en el hospital o en el propio hogar del paciente. Muchas veces, si se trata de los últimos días de vida de un ser querido, los familiares optan por el hogar para que el enfermo pueda vivir sus últimos días en tranquilidad y despedirse de los suyos en la intimidad. En estas ocasiones, es donde las enfermeras de Hello Givers utilizan todos sus conocimientos y experiencia para que la despedida sea lo más digna posible.

Entre las funciones del profesional que trata a enfermos con cuidados paliativos, se encuentran: aliviar el dolor y otros síntomas del paciente, ayudar a mejorar su bienestar mental en la medida de lo posible y brindar todo su apoyo a los familiares.

El manejo del dolor es uno de los puntos clave. Ningún paciente en cuidados paliativos debería padecer dolor. Por eso el cuidador debe estar capacitado para administrar los tratamientos que requiera el paciente por vía oral o parenteral.

En cuanto al confort y bienestar del enfermo, uno de los aspectos que el cuidador debe tener en cuenta es administrarle una buena alimentación. Ya que por desgracia, la desnutrición y deshidratación son muy frecuentes en la etapa final de la vida. Por eso, algo tan sencillo como beber abundante agua y evitar la sequedad de boca suele proporcionar confort al paciente.

El cuidador bien preparado, también debe saber brindar el apoyo que los familiares necesitan en estos casos. Ellos también deben recibir la comprensión que necesitan para afrontar la enfermedad y la inevitable pérdida de su ser querido.

Conciliar maternidad y vida laboral

Uno de los principales problemas con los que se encuentran las madres trabajadoras es cómo conciliar su vida laboral con la maternidad y el cuidado de los hijos. Casi nunca pueden dedicarles todo el tiempo que les gustaría, y eso muchas veces provoca que se sientan agobiadas.

maternidad y vida laboral

Numerosos estudios confirman que los más pequeños no sufren si sus padres trabajan fuera de casa; siempre y cuando se les eduque para que lo perciban como algo normal, porque aunque sean pequeños, son capaces de adaptarse rápidamente a la nueva situación y tomarla como algo habitual. Además, existen políticas de conciliación familiar que permiten a las madres disponer de más tiempo libre para poder compartir más horas al día con sus hijos.

En Hello Givers queremos destacar algunos consejos para que los padres puedan conciliar del mejor modo posible su vida laboral con la familiar:

Lo más importante es intentar dedicar durante el fin de semana todo el tiempo que no pueden dedicarle a sus hijos entre semana por culpa de los apretados horarios.

También es fundamental que el tiempo que se les dedique sea de calidad, para lo que es primordial organizarse de forma adecuada. Una o dos horas pueden dar para mucho; o incluso menos, lo que se tarda en contar un cuento a la hora de dormir. La suma de muchos pequeños momentos de calidad pueden ser suficiente para que el pequeño sienta la cercanía de su madre y el cariño que le quiere transmitir.

Y lo más importante de todo es que los hijos no vean nunca triste a la madre por no poder pasar más tiempo con ellos. Una sonrisa, una caricia o unas palabras bonitas siempre serán devueltas con creces para que el autoestima de la madre no decaiga en ningún momento.