Cuidados en casa después de una cirugía

Después de cualquier tipo de cirugía, un mar de dudas suele invadir al paciente y a sus familiares. Dudas que, en mayor o menor medida, suelen solventarse gracias a la información proporcionada por el personal sanitario del centro. Pero las dificultades comienzan cuando el paciente es dado de alta y regresa a su domicilio.

Postoperatorio en casa

Los primeros días tras salir del hospital suelen ser los que más problemas presentan: dificultad para moverse con facilidad, preparar dietas específicas, administración de medicamentos, acudir a citas médicas, etc. Esta situación a la que no estamos acostumbrados puede afectarnos y retrasar la evolución de una correcta recuperación. Es de gran ayuda contar con los servicios de atención domiciliaria proporcionados por las enfermeras de Hello Givers.

Los conocimientos prácticos de las enfermeras en el área post quirúrgica son muy útiles para influir en una pronta recuperación, así como para solucionar cualquier duda que el paciente pueda tener. Algunos de los servicios en los que las enfermeras son especialistas son:

– Cura de las heridas quirúrgicas.

– Limpieza y colocación de drenajes y sondas.

– Administración de tratamientos bajo prescripción médica.

– Gestionar el espacio donde va a recuperarse el paciente para que esté lo más adecuado posible.

– Organizar los horarios para tomar la medicación de los tratamientos que deba seguir.

– Adaptar la alimentación a las necesidades del paciente.

– Evitar desplazamientos innecesarios y posibles caídas.

Contar con el apoyo y conocimientos de una cuidadora profesional ayudará al paciente a recuperarse más rápidamente y a evitar cualquier tipo de complicación, como pueden ser las infecciones, el sangrado excesivo o alguna lesión accidental.

Salus, enfermeras que cuidan bebés

En los últimos años está ganando popularidad en España el servicio realizado por las Salus, si eres mamá probablemente lo hayas escuchado ya. Las salus son enfermeras tituladas que acompañan y ayudan a los padres con el cuidado del bebé durante los primeros días en casa tras regresar del hospital.

salus cuidar bebes

Cada vez son más las mujeres que recurren a estos servicios porque se sienten más seguras si su recién nacido cuenta con los cuidados de una profesional cualificada y experimentada, o bien porque no disponen de la ayuda de familiares. 

Las salus no son niñeras, son enfermeras tituladas cuya función es ayudar a la madre que acaba de dar a luz en el cuidado del bebé, además de aconsejar y orientar a los padres sobre rutinas y hábitos como por ejemplo la lactancia o el aseo del bebé. Estos servicios son especialmente solicitados después de partos múltiples, cuando hay dos o tres niños a los que atender.

¿Cómo encontrar una salus de confianza? En Hello Givers puedes elegir enfermera en tan solo unos minutos, comparando perfiles que contienen referencias de otras familias, experiencia profesional e incluso un breve video donde podrás ver a la candidata.

Las salus pueden acudir al domicilio de la familia durante el día, aunque lo más habitual es que se hagan cargo del bebé por la noche para que los padres puedan descansar. Bañan al bebé, le dan su masaje, lo visten, le cambian los pañales, le dan las tomas en caso de biberón y le ayudan a expulsar los gases. Se suelen requerir los servicios durante un mes, algo más en los casos de embarazos múltiples.

¿Cuánto cuesta una enfermera cuidadora?

Sin previo aviso y debido a una caída, la madre de María, de 75 años, necesita alguien que la cuide en casa. El padre de Antonio ha sufrido un derrame cerebral que afecta a su movilidad y ya no puede vivir solo. Rosa, de 85 años, cada día se siente más frágil para salir sola a la calle, a veces no recuerda tomar sus medicinas y su familia se da cuenta que necesita alguien que la ayude. María, Antonio y la familia de Rosa comparten el mismo problema, ¿Dónde encontrar una cuidadora cualificada, qué perfil profesional buscar y cuánto les va a costar?

Enfermera cuidadora

Médicos y especialistas en personas dependientes coinciden en que hay que buscar profesionales cualificados, que sepan cómo cuidar y cómo tratar a los mayores, que conozcan bien los cuidados y limitaciones que implican las enfermedades que tengan. La elección de un enfermero o enfermera como cuidador es muy conveniente, además en caso de demencias o problemas mentales es importante que el cuidador tenga formación extra al respecto. Porque para cuidar no basta con tener buenas intenciones, la prioridad es conseguir un profesional verdaderamente cualificado, que tenga paciencia, sea amable y respetuoso.

Además de la titulación, experiencia y referencias de otras familias, la clave para un buen cuidador está en su carácter. Es imprescindible que haya buena conexión entre cuidador y cuidado. Por eso en Hello Givers todas las enfermeras disponen en su perfil de un video personal de 60 segundos para que las familias puedan comparar y elegir a su candidata preferida.

El coste de recibir cuidados en casa varía en función del lugar de residencia, del tipo de servicio, de las horas y condiciones de trabajo pero sin embargo es muy similar en cuanto a la titulación del cuidador. Si te va a costar lo mismo una persona sin conocimientos que una enfermera cualificada, elige lo más seguro para la salud de tus familiares. Encuentra enfermeras desde 5€/hora.

5 indicadores físicos de la dependencia en personas mayores

Nuestros mayores casi nunca se plantean llegar a un estado de dependencia en el que necesiten a otras personas para realizar sus funciones básicas diarias. Muchas veces el proceso es lento y progresivo, por lo que resulta complicado darse cuenta de que alguien ha sufrido esa pérdida de autonomía.

ayuda a pesonas dependientes

Existe una serie de señales físicas para saber si un familiar ha llegado a una situación de dependencia. Un cambio en su rutina y hábitos puede ser el principio y una buena ocasión para asistir a un especialista. Estas son algunas de las pistas que nos deben poner en alerta.

– Ya no sale a la calle tanto como antes. El deterioro progresivo de la musculación y las articulaciones provoca que a la persona afectada le cueste, cada vez más, salir a la calle. Por eso muchas veces prefiere quedarse en su zona de confort, su casa.

– Tiene dificultades para comer solo en la mesa. Algo tan sencillo y cotidiano como comer o cenar puede convertirse en un suplicio para el que la persona con dependencia requiere gran esfuerzo si no cuenta con ayuda.

– Su aseo ya no es tan frecuente como antes. Al igual que en el punto anterior, el mero hecho de darse un baño o cepillarse los dientes puede ser un proceso para el que el afectado requiere mucho esfuerzo y energía. Por eso muchas veces, opta por dejarlo a medias o incluso desistir en el empeño.

– Permanece largas horas en la cama o el sillón porque tiene dificultades para moverse por la casa. Las barreras físicas de la dependencia provocan que levantarse del sillón pueda resultar prácticamente imposible sin la ayuda de nadie.

– Se producen pérdidas de orina con bastante frecuencia. La pérdida en el control del músculo que mantiene la vejiga cerrada suele provocar pérdidas o retenciones de orina involuntarias.

Es muy importante darnos cuenta a tiempo de que este familiar, amigo o conocido necesita ayuda para evitar que la dependencia vaya en aumento. Para ello, existen profesionales cualificados y preparados para acompañarles en su día a día y ayudarles a corregir estas alteraciones. En Hello Givers contamos con una amplia red de profesionales especializados en este tipo de pacientes, su acompañamiento, les ayudará a llevar una vida mucho más cómoda y llevadera.

Alimentación saludable para mayores

Las personas mayores, dependientes o con discapacidad en muchos casos requieren una alimentación especial acorde con sus necesidades. Por eso en Hello Givers, contamos con profesionales que tienen conocimientos en el ámbito de la nutrición.

comida saludable para mayores

Cada persona es un mundo y requiere una alimentación específica. Por eso, nuestros cuidadores están preparados para elaborar una dieta equilibrada dependiendo de las necesidades energéticas del paciente, de su edad y de su actividad física.

Éstas son algunas de las claves para una alimentación saludable:

– Rotación de alimentos: es importante que la persona dependiente pueda disfrutar de una amplia variedad de alimentos.

– La dieta para este tipo de personas siempre debe ser muy rica en carbohidratos.

– Deben beber muchos líquidos e intentar comer varias piezas de fruta y verdura al día.

– Mantener un peso corporal saludable siempre es importante para que se sientan bien.

– Hay que moderar su consumo de sal y los alimentos ricos en grasas.

Además de estos consejos, existen multitud de accesorios para ayudar a los cuidadores o familiares de la persona dependiente a la hora de comer: como platos con bordes altos, cubiertos y vasos especiales, soportes para pajitas, etc. Porque cualquier ayuda es poca para ayudarles a llevar una vida más cómoda y saludable.